Esto es Magea

Esto es Magea

A pocos días de comenzar el nuevo curso 2016/2017 los nervios estan a flor de piel, lo peques estan como locos de empezar, las acompañantes trabajan a contra reloj y los papas y mamas ultimamos los detalles para que todo sea perfecto…

Este es el tercer curso de nuestra andadura en este proyecto tan maravilloso, hemos peleado con muchas dificultades, zancadillas, imprevistos… pero este proyecto cada día se hace más fuerte porque los resultados son positivos y quienes integramos esta comunidad educativa estamos muy seguros de que lo estamos haciendo bien y tenemos muy claras nuestras metas.

Aún así, aunque no nos hagan falta los halagos, cuando recibes apoyo de otros proyectos homologos al nuestro, cuando nos llaman personas interesadas en el proyecto, cuando te paran por la calle y te dan la enhorabuena, cuando hay un “me gusta” más en nuestro facebook… ayuda a tirar hacia adelante y a motivarnos aún más!

Por esto mismo, queremos compartir una carta que hemos recibido de Cristina Porres, acompañante en practicas de Magea entre los meses de Febrero y Marzo que nos ha escrito con mucho cariño y nos ha dado permiso para que lo publiquemos… Ahi va:

Practicas Magea Febrero-Marzo.

Buscando información sobre educación alternativa, tuve la suerte de encontrar una página web de una escuela dedicada a la enseñanza de la metodología Montessori. Esa escuela para mi sorpresa, estaba en Burgos. Era Magea. Mi sorpresa fue mayúscula cuando comprobé que te abrían las puertas de su escuela para hacer prácticas y ahí fue cuando lo tuve claro, quería ir. Y así es como un 22 de febrero después de investigar sobre el método, seguir su página web y su Facebook, pude comprobar por mí misma, como aquello que me parecía algo imposible, se estaba haciendo realidad a tan solo 20 minutos de mí.

Pero como nada es imposible, allí estaba Magea, un grupo de padres valientes llevando un barco capitaneado por tres profesoras que creen que otra forma de enseñar es posible. Y yo lo he comprobado, otra forma de enseñar es posible.

Es un método sencillo pero no por ello requiere menos esfuerzo. Sus principios más importantes y de los que te empapas nada más observar a sus profesoras, tienen como principal protagonista su lema, “Tu hijo es único”. Cada niño es único y así son tratados, respetando su forma de ser, y nunca queriendo interferir en su cambio. Se respeta en todo momento la autonomía de cada niño, sus decisiones, ellos son los protagonistas. Respetan en todo momento su forma de jugar, su espacio y con ello aumentando su confianza. Para ello es muy importante su manera de trabajar, los distintos rincones en los que está dividida la casa, hacen posible ello y el niño es libre de estar por el espacio sin la presión que en una enseñanza tradicional tienen a la hora de seguir instrucciones y de estar una jornada escolar prácticamente en un mismo espacio. Con ello se trabaja la independencia de cada niño buscando que el niño se respete a sí mismo y a los demás, y sobre todo se sienta seguro, otro de los objetivos que se pretende conseguir con su manera de trabajar, que los niños se sientan seguros en el espacio y respetados.

El trabajo con las emociones también es importante y forma parte de esa manera tan especial de tratar a cada niño como único, en todo momento expresan y respetan lo que sienten y con ello aprenden a respetar los sentimientos de los demás.

A parte de los diferentes rincones en los que está divida la casa, me ha gustado la cantidad de material que tienen y cómo con cada uno trabajan diferentes disciplinas y fomentan distintas habilidades.

La naturaleza juega un papel importante y por ello es sorprendente el espacio con el que cuentan y como los niños a diario tienen la suerte de poder disfrutar de ella.

Sin duda, Magea es un proyecto único que estoy segura de que dará sus frutos y crecerá ya que hacen una educación única e interesante. Hay un gran trabajo detrás y ello debe ser recompensado.

Gracias a todos por haberme dado la oportunidad de conoceros y haber compartido un mes a vuestro lado que sin duda ha sido muy gratificante. Gracias de veras por lo que me habéis enseñado, nunca lo olvidaré. Y ahora sé realmente que un cambio es posible.

Un saludo,

Cristina Porres Cachero.

Cristina

¡Gracias Cristina!

No Comments

Leave a Comment