EQUIPO DIRECTIVO

Ibone Valerdi, Directora.

Soy maestra en Educación Infantil y Primaria, Máster en Educación Inclusiva y Máster en Educación Activa y Acompañamiento Respetuoso a la Infancia.

Desde muy pequeña tuve clara mi vocación y, más aún, cuando descubrí que otra mirada hacia los niños y niñas era posible. Tras mis diversas experiencias  como acompañante, en la educación reglada y no reglada, consolidé mi idea de que otra educación es posible. Vivi  en un circo nómada trabajando como maestra  de una pequeña aula-caravana. Fueron dos años intensos de aprendizajes compartidos con los niños y niñas y en colaboración de las familias. Estas  vivencias me han llevado a confirmar todo lo que ya intuía y consideraba básico para una educación de calidad. Una educación que mira a cada persona como el ser único que es. Una educación que respeta y tiene en cuenta  los ritmos, los intereses y la individualidad de cada criatura.

Todo este recorrido me ha hecho darme cuenta de que el cambio, sea al nivel que sea, comienza en uno mismo. Por eso decidí formarme en la Universidad Rey Juan Carlos en en educación activa y acompañamiento respetuoso:  a través de la escucha activa, la relación entre la autonomía, la libertad y el respeto, los aportes de la neuroeducación y la inteligencia emocional, así como el acercamiento a pedagogías activas como las creadas por  Emmi Pikler, Bernard Aucouturier o  Maria Montessori. Al  mismo tiempo, realicé el Máster de Investigación en Educación Inclusiva.

Todo esto, combinado con la oportunidad de trabajar en Magea, hace que se haga realidad el sueño de construir una infancia sana.

Arantxa Arroyo, Jefa de Estudios.

Soy maestra de Educación Infantil, Máster en Educación Inclusiva, Asistente Montessori en Casa de Niños AMI y Educadora de Aula y Familias en Disciplina Positiva.

Siempre he pensado que todas las personas tenemos la capacidad de tener un impacto positivo en nuestro entorno. Esta inquietud me ha hecho participar en proyectos de cooperación en lugares como Bolivia, India y Lesbos, que me han ayudado a crecer personalmente y ver la vida desde otra perspectiva.

En un momento de ese crecimiento personal me sentí preparada para emprender mi propio proyecto, que junto a un gran equipo, dio lugar a El Final del Cuento, compañía de animación que presidí hasta 2016 y que me puso en el lugar de la gestión, sin dejar de estar a pie de calle en los eventos.

Durante este tiempo me quedó claro que mi pasión era la educación, y llegó a mí algo llamado “pedagogías activas”. Empecé a construir mi camino hacia otra forma de comprender la infancia, lo que me llevó a profundizar en los enfoques Reggio Emilia e Inteligencias Múltiples, pedagogía Waldorf y la mirada de la Educación Creadora. Pude ver que estas experiencias me llenaban a mí y hacían sacar lo mejor de los demás y por ello decidí profundizar en una forma de entender a la infancia que me apasiona, la pedagogía Montessori y formarme de manera oficial como Asistente Montessori para Casa de Niños AMI. Desde entonces he centrado mi trabajo y formación en el estudio de cómo la Neuroeducación avala aspectos de estas corrientes y cómo poder aplicarlo en el aula.