¿Quién hay detrás de Magea?

¿Quién hay detrás de Magea?

Muchas personas que nos seguís a través de Redes Sociales y mediante las publicaciones de la escuela os sorprendéis al conocernos en persona con comentarios como “¡qué jóvenes sois!” o “te imaginaba más de oficina”. Por eso, hemos decidido contaros un poco de nosotras y de la historia de Magea.

Actualmente Magea Escuela Activa está gestionada a través de una Cooperativa de Trabajo de Iniciativa Social de la que formamos parte tres socias especialistas del mundo de la educación.

  • Ibone Valerdi: maestra y directora.
  • Arantxa Arroyo: maestra y jefa de estudios.
  • Lorena Valerdi: secretaría escolar y monitora.

Magea durante sus casi 6 años de historia ha vivido muchos cambios, y es que, como cualquier proyecto tiene vida propia y necesita adaptarse al medio para dar sus frutos. 

2014: sus primeros pasos

Todo comenzó con un grupo de familias que buscaba un tipo de educación para el que no encontraba respuesta en la provincia de Burgos. Así que se organizaron, buscaron un espacio y contrataron a un equipo pedagógico.

 

2016: nuestra llegada

A principios del curso 2016/2017 hubo un cambio completo del equipo pedagógico y nos contrataron a Arantxa Arroyo y a Ibone Valerdi como maestras. Podríamos decir que fue un flechazo profesional entre nosotras, ya que desde el principio sentimos una gran conexión de cómo entendíamos la educación. A través de un trabajo colaborativo y tras muchas experiencias comprimidas en solo un año lectivo construimos el Proyecto Educativo de Magea (otro día entramos en detalles).

 

Verano del 2017: una puerta se abre 

Tras aquel curso de trabajo intenso en una asamblea de los cooperativistas, que entonces eran las familias, decidieron hacernos una propuesta. Una alternativa para que Magea siguiera su camino. Una opción que suponía un antes y un después en la historia de Magea. Nos cedieron la gestión completa del proyecto y obviamente dijimos: “sí, quiero”.

 

2018: el mundo del emprendimiento

Hasta entonces nuestro papel había sido únicamente de acompañantes y ahora se nos abría una puerta que abarcaba mucho más. Tras consultas con nuestra abogada, gestoría y un montón de aprendizaje que nada tenía que ver con la educación decidimos buscar una nueva socia para esta aventura que acabábamos de comenzar. Así que, quien mejor que Lorena Valerdi (sí, Ibone y Lorena son hermanas) para cumplir la función administrativa. Y no solo eso, porque gracias a su formación y experiencia, ella también hace una labor esencial de acompañamiento como monitora en diversas actividades.

Y en la actualidad…

Además de nosotras tres, que somos las socias que gestionamos el proyecto, contamos con Javier Sagredo, maestro de Educación Primaria y especialista en Educación Física e Inglés.

¿Y de dónde venimos cada una de nosotras?

Arantxa Arroyo

«Siempre he pensado que todas las personas tenemos la capacidad de tener un impacto positivo en nuestro entorno, nuestra parcela de poder. Esta inquietud me hizo participar en proyectos de cooperación en lugares como Bolivia, India y Lesbos, que me ayudaron a crecer personalmente y ver la vida desde otra perspectiva. En un momento de evolución me sentí preparada para emprender mi propio proyecto que, junto a un gran equipo, dio lugar a El Final del Cuento, compañía de animación que presidí hasta 2016 y que me puso en el lugar de la gestión, sin dejar de estar a pie de calle en contacto con la infancia. 

Durante este tiempo me quedó claro que mi pasión era la educación, y llegó a mí algo llamado “pedagogías activas”. Empecé a construir mi camino hacia otra forma de comprender la infancia, lo que me llevó a profundizar en el enfoque Reggio Emilia, la pedagogía Waldorf y la mirada de la Educación Creadora.  Pero si algo me cautivó de manera definitiva fue la pedagogía Montessori, encontrando las respuestas que estaba buscando en cuanto cómo enseñar (sigue al niño dice la Doctora). Actualmente soy Guía y Asistente Montessori para la etapa de 3 a 6 años y he entendido que es una filosofía, porque Montessori es una manera de comprender el mundo. Pero mi construcción como maestra llega a sentirse plena (quedando mucho camino por delante) cuando descubro la Disciplina Positiva, metodología que termina de transformarme y encajar todas las piezas del puzzle. Soy educadora de aula, primera infancia y familia, certificada por la Positive Disciplina Association, y después de dos años de recorrido con mi propio programa formativo basado en DP y Montessori «Educando en Positivo, Acompañar Conectando» me he sentido preparada para formarme como entrenadora de Disciplina Positiva. Me declaro infantivista y con el firma propósito de cuidar la infancia.

 

Ibone Valerdi

«Desde muy pequeña tuve clara mi vocación y, más aún, cuando descubrí el cambio de mirada hacia la infancia. Tras mis experiencias como acompañante en diversos espacios consolidé mi idea de que otra educación es posible. Viví en un circo nómada trabajando como maestra de una pequeña aula-caravana. Fueron dos años intensos de aprendizajes compartidos con las niñas y niños y en colaboración de las familias. Estas vivencias me llevaron a confirmar todo lo que ya intuía y consideraba básico para una educación de calidad. Una educación que mira a cada persona como el ser único que es. Una educación que respeta y tiene en cuenta los ritmos, los intereses y la individualidad de cada niña y niño.

Todo este recorrido me hizo darme cuenta de que el cambio, sea al nivel que sea, comienza en una misma. Por eso la formación continua y el trabajo personal acompañan mi día a día en este proceso de transformación. Como especialista en Educación Activa y Acompañamiento Respetuoso me interesan especialmente los avances de la Neuroeducación, en los que continúo formándome».

 

Lorena Valerdi

«Durante mi etapa en la Educación Secundaria Obligatoria me di cuenta de que no encontraba motivación en lo que hacía en el instituto. Esa experiencia me llevó a buscar algo con lo que realmente sintiera ganas de seguir aprendiendo y estudié un grado de Técnico Superior en Administración y Finanzas. El tipo de metodología que utilizaban en esta formación profesional era práctica y activa, ahora entiendo porqué generaba en mí ganas de seguir aprendiendo. Por eso, me parece esencial que la escuela sea un lugar donde aprender haciendo y en contacto con el mundo real. 

Por otro lado, siempre he estado unida al mundo de la infancia mediante la educación no reglada a través de la programación y ejecución de Actividades Juveniles en diversas entidades.. Gestioné el Club de Tiempo Libre DONIBANEKO INDARRA en el que ejercía de coordinadora y monitora. Mis experiencias en este ámbito siempre han estado marcadas por buscar una relación más horizontal y en el que las niñas y niños pudieran tomar sus propias decisiones.

La incorporación a Magea me ha hecho reafirmar todo lo que estas experiencias ya me habían indicado: la importancia de la motivación intrínseca, el aprendizaje significativo y el cuidado de las relaciones. Por todo ello, continuó mi formación, por ejemplo, a través de la Disciplina Positiva y el Yoga». 

 

Javier Sagredo

«Siempre me han llamado la atención las niñas y niños y su capacidad de ver el mundo sin juzgar a los demás por sus ideas distintas. Por ello siempre he estado rodado de jóvenes y adolescentes. Esto fue uno de los motivos que me animó a irme a Bulgaria como  Voluntario Europeo a desarrollar un conjunto de programas medioambientales, culturales, con personas con diversidad funcional y en riesgo de exclusión social. Durante mi estancia en Bulgaria descubrí otros modelos de educación. Empecé a introducirme en un mundo nuevo que me fascinó. Principalmente por poner el foco en lo importante, en las niñas y niños.

Como maestro y monitor empecé a desarrollar actividades basándome en los principios que fundamentan esta corriente de Educación Activa y me dí cuenta que cada vez sentía la necesidad de profundizar más. El destino me llevo a las puertas de Magea, y desde que entré esas ganas de seguir aprendiendo se multiplicaron. Me certifiqué como educador de Disciplina Positiva para Aula. Actualmente continuo con mi formación en Práctica Psicomotriz Aucouturier porque realmente siento que viviendo el movimiento se aprende desde dentro».

 

En estas líneas hemos tratado de comprimir 6 años de un viaje que hemos compartido entre muchas personas. Algunas que están desde la primera estación, otras que nos hemos subido al tren por el camino y algunas que se bajaron en otras paradas. Lo que está claro es que este viaje sigue su camino, construido por todas ellas,  y cada vez somos más personas, que de una u otra manera formamos parte de él.

No Comments

Leave a Comment